Atención: Está visitando un sitio fuera de RED DE HUERTAS

Para volver CLICK AQUI
 

Abonos

Orgánicos

Compostaje

El compost es el resultado de la descomposición biológica en condiciones controladas de los constituyentes de los residuos orgánicos. Ese control de las condiciones ambientales diferencia al compostaje de la pudrición natural.

El compost ha sido empleado por los agricultores durante siglos como un medio de aporte de materia orgánica a los suelos; barato y de buena calidad. Existen numerosos trabajos que han demostrado que la utilización de compost orgánico produce efectos benéficos sobre el suelo y los cultivos, a través del aumento de la permeabilidad del suelo, mejoramiento de su estructura, incremento de macro y micronutrientes, corrección de acidez, incremento de la actividad biológica del suelo y de la absorción de nutrientes.

En términos prácticos, el proceso del compost se divide en tres fases:

1) Fase de preparación de las pilas de compost y mezcla de los residuos y los activadores del proceso.

2) Fase termófila. Es la etapa en que se alcanza una temperatura elevada, entre 40 y 80 grados centígrados. Puede durar varias semanas o meses, dependiendo del contenido en celulosa y hemicelulosa del material de partida. En esta etapa se controlan directamente las semillas de malezas, patógenos, hongos y bacterias que causan enfermedades a las plantas cultivadas.

3) Fase mesófila o de maduración. La temperatura desciende por debajo de los 40 grados y la velocidad de degradación disminuye.

Un compost adecuado para ser empleado como sustrato debe estar suficientemente estabilizado; en definitiva, maduro. Entre los materiales que se pueden utilizar: paja, hojas, restos de cosecha, plantas, desperdicios orgánicos de comida, estiércoles de ovino, vacuno, equino, aves; ceniza, etcétera.

Etapas para la elaboración del compostaje:

1) Se selecciona una zona de recepción de los restos orgánicos que se obtienen de la casa y/o de las inmediaciones.

2) Se identifica el área en la cual se alzarán las pilas para la elaboración del compostaje. Generalmente se trata de hacer pilas de 1,5 metros de alto por tres de largo y 1,5 de ancho.

3) Se coloca una primera capa de 50 centímetros de altura con diversos materiales, paja, follaje, restos de cosecha, plantas, desperdicios orgánicos de comida, estiércoles de ovino, vacuno, equino, aves; ceniza, etcétera. Estos restos se cubren con una delgada capa de diez centímetros de estiércol fresco u otra fuente de nitrógeno, y se riega abundantemente hasta humedecer toda la capa. Esta operación se repite dos veces más hasta formar una pila de 1,5 metros de altura, luego se cubre todo con un nailon transparente, tal como se representa en el siguiente esquema, y se deja reposar durante 20 días.

4) A los 20 días se retira el nailon y se mezcla toda la pila, agregándole más estiércol fresco u otra fuente de nitrógeno disponible, se riega nuevamente en forma abundante y se vuelve a armar la pila.

5) La operación de remover la pila se realiza nuevamente a los 50 días de iniciado el proceso, en esta ocasión, sin el agregado de estiércol, pero sí humedeciendo.

6) En esta última etapa se inicia el período de maduración, por lo que se debe tener el material con humedad controlada, es decir con un techo de chapa o nailon, para que no se moje por lluvias.

El producto obtenido se llama compost y es utilizado para distintas cosas: es incorporado como mejorador de suelo, se utiliza como sustrato para la producción de plantines, y se usa como biofumigante.

Algunos fertilizantes caseros

Abono líquido preparado con frutas, verduras y pastos

Se acumulan aproximadamente seis quilos de restos de frutas, verduras y pastos, se pican y se colocan en un balde con un quilo de azúcar. Se deja en reposo durante siete días para que fermente y luego se filtra guardando el líquido resultante. Se recomienda aplicar a los cultivos cada 15 o 20 días, a una dosis diluida de 500 centímetros cúbicos en diez litros de agua.

Abono de estiércol con restos de plantas

Se utilizan los restos de plantas, estiércol de gallina, pollo, vaca, caballo, cerdo o conejo y leche. Se colocan aproximadamente tres quilos de estiércol en un balde con medio litro de leche y se le agregan dos quilos de restos de plantas del lugar, cubriendo todo con agua. Se deja en reposo durante 20 días para que fermente y luego se filtra y se guarda el resultado. Se recomienda aplicar a los cultivos cada 15 o 20 días, a una dosis diluida de 500 centímetros cúbicos en diez litros de agua.

Abono de estiércol con ortiga

Se colocan 500 gramos de estiércol de ave, vacuno o cerdo en un balde con dos litros de agua y se deja fermentar durante cuatro días, para luego filtrarlo y recoger el líquido. Por otro lado, se colocan 50 gramos de hojas de ortiga en un litro de agua y se hierven durante diez minutos, filtrándolos y agregándolos a lo recogido anteriormente. Se recomienda aplicar a los cultivos cada 15 o 20 días, a una dosis diluida de 500 centímetros cúbicos en 20 litros de agua.

Siguiente

 

 

18 de octubre de 2002

 

UITA - Secretaría Regional Latinoamericana - Montevideo - Uruguay

Wilson Ferreira Aldunate 1229 / 201 - Tel/Fax (598 2)  900 7473 -  902 1048 - 903 0905