Atención: Está visitando un sitio fuera de RED DE HUERTAS

Para volver CLICK AQUI
 

Preparación

del suelo

El suelo es uno de los recursos más valiosos para afianzar la seguridad alimentaria y la generación permanente de alimentos por su eficiencia para alimentar a las plantas. Es clave, por lo tanto, la selección y preparación del suelo en el cual se hará la huerta. Para eso se incorporará materia orgánica a la tierra, esto es, todos los restos de plantas y animales que se encuentren en diferentes etapas de descomposición, como por ejemplo: hojas, tallos, flores, frutos, raíces, estiércoles de vacuno, ovino, pollo, gallina; cáscara de arroz, etcétera. Usando estos residuos orgánicos se incrementa la capacidad productiva del suelo al aumentar la cantidad de nutrientes asimilables por las plantas.

Esta antigua práctica agrícola mejora la estructura del suelo porque favorece su aireación y permeabilidad haciendo posible una mayor eficacia en el abonado de fondo. Asimismo, incrementa su actividad biológica al intensificar las poblaciones microbianas, aumentando su biodiversidad y activando los procesos biológicos que ocurren en el suelo.

Además de ser mejoradores del suelo, estos residuos tienen también efecto en el control de patógenos del suelo, para lo cual es necesario incorporarle residuos orgánicos que estén poco descompuestos (biofumigación).

La utilización de estos materiales contribuirá, además, a resolver los problemas ambientales creados por los residuos orgánicos.

Se ha dicho que el área para hacer los canteros debe ser soleada y para evitar problemas de exceso de humedad no debe estar en un bajo. También deberá estar cerca de la casa y de una fuente de agua. En longitud su orientación será de norte a sur.

Las dimensiones dependerán del espacio disponible, aunque se recomienda un ancho no mayor a 1,20 metros, y dejar 30 centímetros de distancia entre canteros.

Una vez seleccionada el área comenzará la preparación, como se explica en el siguiente esquema. Ésta es la operación de mayor importancia en la huerta, ya que de su calidad depende el éxito de la producción.

  Representación esquemática de como se prepara un cantero

Abrir el cantero en el total del ancho a una profundidad de 30 cm.

 
 

Incorporar la materia orgánica, 7 a 10 kg/m2

Volver la tierra al cantero y mezclarla con la materia orgánica. Utilizar azada y palapara lograr una mezcla homogénea armado el cantero levantado del suelo

 
 

Utilizar un rastrillo para dejar la superficie pareja. Regar hasta humedecer los primeros 30cm. de profundidad con cintas de riego, aspersores, manguera, regadera, etc. durante 4 días.

A los 15 días está listo para sembrar o transplantar.

 

 

Siguiente

 

 

18 de octubre de 2002

 

UITA - Secretaría Regional Latinoamericana - Montevideo - Uruguay

Wilson Ferreira Aldunate 1229 / 201 - Tel/Fax (598 2)  900 7473 -  902 1048 - 903 0905