EDITORIAL INFOHUERTAS No.12: 

 
   

Articulación, fragmentación o enriedo:

  El desafío del Tercer Sector

 

El mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por personas que sí se interesan. (Arnold J. Toynbee)

Cuando el carro se ha roto, muchos nos dirán por dónde no se debía pasar. (Proverbio turco)

"Los medios justifican los fines" (Gandhi)

Foto

      

    Estructuras de organización hay muchas; y modos de verlas e interperetarlas tantos como personas que las perciben.

 

     A la hora de "juntarse para hacer algo" (cosa que pareciera que los argentinos estamos volviendo a aprehender), se inicia el proceso de construir información, enlazarla y hacerla circular, tanto dentro de nuestra organización, como entre esta y su entorno.  Poco tiempo le dedicamos a elegir, diseñar o consensuar mecánicas para el flujo de la información y menos aún a aplicarlos metódicamente.  Hacemos la perforación para llegar al agua (nuestro objetivo) y por no pensar en un sistema de circulación, terminamos poniendo todo nuestro equipo en hacer un pasamanos y llevándola a los baldazos.  Como en el cuento del leñero eficaz, hachamos con tanto entusiasmo que nos olvidamos, con frecuncia, de afilar la herramienta.

 

     Se nos hace difícil pensar en los objetivos y los métodos al mismo tiempo.  Nuestra relación con la toma de decisiones suele pasar por querer concentrar el poder en una sola persona (o un solo rol) o por lo contrario, en negar la necesidad de definir métodos para este proceso.  Y de definirlos, tendemos a construir decálogos nacidos de nuestra imaginación de cómo deberían ser los métodos, sin verificar si su aplicación realmente es posible y no obstaculizará el proceso que iniciamos.  Esta visión genera compartimientos estancos o una caótica superposición de responsabilidades y acciones y termina entorpeciendo los objetivos para los cuales nos juntamos inicialmente.  En la medida que un grupo crece y se vincula con otros, puede producirse una potenciación por la cual en conjunto se logra más que por separado (sinergia) a través de una inteligente articulación de las acciones, o un enriedo tal que nos hace bajar los brazos y perder el impulso original que nos había llevado a la acción.  El resultado: en el inventario final, pesan más las frustraciones que los logros, por más importantes que éstos hayan sido.  Y para ocultar el desengaño, colgamos en la marquesina rimbombantes procamas de éxito o fragmentamos nuestro proyecto inicial en tantos modelos como participantes sobrevientes queden, cada uno intentando tirar del carro hacia otra dirección.

 

    Una gran capacidad de observación  y detección de oportunidades y facilidad para adaptarnos a nuevas situaciones, una admirable capacidad de resolver imprevistos a partir de los recursos disponibles, son algunas de las habilidades casi innatas que los argentinos por lo general poseemos.

     Escasa capacidad para el análisis, confusión entre causa y efecto, excesivo afán de protagonismo, baja percepción de los intereses y las motivaciones de los demás  y escasa sinceridad en analizar y exponer los intereses y las motivaciones propias, escasa capacidad de negociar buscando consensuar y construir una plataforma en común y sostenerla a lo largo del tiempo, penduleo exagerado entre la ingenuidad y la desconfianza son tambien rasgos que tenemos que asumir como propios.

 

     Somos hábiles tomadores de oportunidades pero pésimos constructores de iniciativas, es decir, conceptualmente, una sociedad más recolectora que agricultora. Y esto funciona, mientras haya suficiente para recolectar... 

      Impulsivos pero poco perseverantes, consensuamos ideas o emociones, pero no proyectos.  El tiempo  y la falta de recursos ilimitados (económicos y de los otros) casi siempre nos vencen en la partida y nos llevan a reiterar los mismos errores en infinitas variaciones creativas.  

 

     ¿Los orígenes? Media intelectualidad argentina está abocada a discernirlos y queda atrapada por este proceso.

 

     Pero el modo de ver y hacer pareciera estar cambiando.

     Palabras antes reservadas para técnicos, psicólogos sociales, biólogos o mecánicos y frecuentemente utilizadas en círculos o clanes profesionales cerrados sobre sí mismos, hoy comienzan a brotar en el lenguaje organizacional e, incluso, en el cotidiano:  articular, sinergia, conectividad, trabajo en red, retroalimentación, flujo comunicacional, gestión de procesos, plan de trabajo, planificación estratégica, ingeniería social...

     Es temprano aún para analizar cambios.  Solamente se pueden observar algunos síntomas, respirar un aire de cambio en la vinculación entre pensadores y actores y en el modo de hacer y sentir las cosas.

     Es temprano aún, porque entre nuestros rasgos también predomina el de una enorme habilidad y ductibilidad casi esquizofrénica para incorporar nuevos conceptos y discursos sin que ésto produzca cambios ciertos y suficientes en las estructuras y relaciones.

     Para una venta ocasional, para salir en la foto, para campear la cresta de una crisis, hacer una fiesta o empezar una huerta, nuestras cualidades son sobresalientes:  Poseemos la suficiente emocionalidad para poner manos a la obra con todo el entusiasmo y con toda nuestra fibra, que no es poco.

     Regar a diario, desmalezar, mantener, darle continuidad, nos resulta un tanto más difícil.  Preferimos la siembra gruesa, que se hace una o dos veces al año  o la cria de ganado a campo abierto y a las buenas de Dios, con la promesa de un rinde al menos mediocre; que la horticultura, que requiere de nuestros esfuerzos  diarios y nos mantiene sumida  en la incertidumbre y el trabajo hasta el dia de la venta o cosecha.  

     Nos estimula la sobredosis de emocionalidad.  Pero es poco frecuente que un sistema se mantenga sobreexitado todo el tiempo (y que haya corazón que lo aguante). Un sistema puede reaccionar bien a estímulos externos y entrar en una fase más bien de reposo cuando éstos se ausentan (sistema reaccionario) o bien construye mecanismos que se hagan cargo de sus funciones metabólicas para poder poner su atención en la resolución de conflictos, detección y aprovechamiento de oportunidades, enlace e interacción con otros sistemas y en manifestarse plenamente.  Difícil cuando no imposible es lograr lo segundo haciendo lo primero.  Y si se tiene éxito, será un éxito temporario, un empujón inicial para darnos tiempo para un trabajo más sistémico.

 

     Construir y matener diálogos, flujos de información, asignarle valor y contenido a las palabras y retroalimenarse no es resultado de un milagro, sino de un proceso voluntario.  La inteligencia para construir sistemas, para articular, para generar conectividad, potenciar recursos, promover la sinergia, es una fuerza que está presente en  toda la naturaleza y es innata a todo ser humano. Y en una socidad que desee administrar un sistema natural tan rico y variado, al que se suma además una gran diversidad étnica y cultural, seguramente esta inteligencia debería ocupar un papel poco más que secundario.

 

     Observamos como en los últimos años el tercer sector asume un mayor protagonismo, comprendiendo que no puede dejar todas las decisiones en manos del gobierno y de las fuerzas económicas.  Y también observamos, como algunas iniciativas que pretendían cambiar métodos y sistemas, han quedado enredadas en sus propias palabras o pasaron a ser absolutamente funcionales a los procesos que pretendían modificar, se diluyeron o quebraron estrepitosamente. Si desea ser protagonista efectivo de los cambios que proclama, deberá hacerse cargo también de encontrar modelos de gestión apropiados y coherentes con sus propósitos.  Esto implica sostener como premisa siempre la ecuación sinérgica de ganar ganar, es decir, que las acciones que se realicen beneficien a todas las partes y que el motivo de actuar en conjunto es, no el de autocatapultarse, sino de ampliar el campo de acción y la efectividad de todos sus protagonistas.

 

     Si deseamos moderar los penduleos entre la euforia y la inacción y evitar el tránsito de la extrema creatividad a la virulencia autodestructora, sería oportuno trocar la sed de protagonismos por el liderazgo efectivo y  por el ansia de facilitar procesos; cambiar la fotogenia por el servicio, el "perfil bajo"por la exposicion consciente; la improvisación emotiva y errática por un trabajo con rumbo y la caridad por el compromiso.

 

No hay cosa más sin apuro que un pueblo haciendo la historia.                            No lo seduce la gloria  ni se imagina el futuro. Marcha con paso seguro, calculando cada paso  y lo que parece atraso  suele transformarse pronto en cosas que para el tonto son causa de su fracaso.  

Alfredo Zitarrosa

 

 
 

 

 
  Sus opiniones, también las disidentes, son importantes para nosotros. Escríbanos sus comentarios  
 

IR A LA PAGINA PRINCIPAL  de reddehuertas.com.ar       

 IR AL INDICE DE TEXTOS    VER INFOHUERTAS por fecha de publicación     

 
 

BUSCAR EN RED DE HUERTAS

Google
 
www.reddehuertas.com.ar   
 
   El propósito de Red de Huertas es el de brindar herramientas de información, comunicación y enlace entre  las huertas orgánicas, los pequeños emprendimientos productivos y los diferentes actores de la agricultura social urbana y periurbana. (Más acerca de esto puede encontrar en la  Presentación del Sitio).
 

Por cuestiones legales necesitamos aclarar que ni la Red de Huertas ni INFOHUERTAS o alguno de sus integrantes son responsables de los contenidos de los sitios cuyos vínculos se indican,  ni de los contenidos resumidos, republicados, editados o reproducidos.  La publicación de éste material es de carácter periodístico-informativo. La reproducción,utilización y aplicación  de los contenidos aquí publicados corre por su propa responsabilidad y riesgo.

 
 

 Nuestros textos son copyfree: Si desea difundir este material, no nos debe pagar regalías por ello;

 sólo mencione su origen: www.reddehuertas.com.ar

y la dirección de correo

Si algún contenido publicado tuviera derechos de autor que impidan su publicación, por favor, notifíquenos inmediatamente para quitarlo o solicitar la autorización correspondiente.

 
     
 

¿Produce y vende? ¿Fabrica herramientas, insumos y materiales para la Huerta? 

¿Tiene elementos, productos o servicios para compartir, trocar, canjear?

¿Busca socios para sus proyectos? 

  Consúltenos y PUBLIQUE:  PRODUCTOS@REDDEHUERTAS.COM.AR

Participe para sostener y ampliar este servicio y dé a conocer su propuesta comercial o institucional. 

Usted es importante para nosotros y puede ayudarnos

 

 
     
  Publicidad

Capacitaciones para el desarrollo de huertas orgánicas - Diseño e implementación - Proyectos para ONG's y Particulares - Desarrollo de materiales didácticos - Reciclado de materia orgánica - Asesoramiento técnico.   consultas@tecnohuertas.com.ar

 
     
  HERRAMIENTAS Y RECURSOS:  
 

¿RECIEN EMPIEZA SU HUERTA?  ¿Desea saber más sobre técnicas y cultivos?

Vea nuestra página con los vínculos a diferentes manuales y hojas técnicas

http://www.reddehuertas.com.ar

/textos/manuales.htm

OPORTUNIDADES: TRUEQUE, COMPRA Y VENTA -en reconstrucción 

Huertero Amigo:  Conozca lo que se ofrece y publique gratis los productos que ofrece y/o necesita en nuestra sección:

http://www.reddehuertas.com.ar

/milventas/trueque.htm

 
  Utilice nuestro motor de búsqueda para encontrarse con la información que necesita.

¿Hay una huerta cerca de su casa?

http://www.reddehuertas.com.ar

/huertas/listadehuertas.htm

 
 

Encuentre el camino hacia el dato que necesita:

http://www.reddehuertas.com.ar

/textos/997sitios.htm

SÚMESE AL TRABAJO DE LA RED HUERTAS 

  Hay alguien quien necesita lo que Usted conoce  Compartir  experiencias y conocimientos es otra forma de siembra.  Lo invitamos a sumarse a esta propuesta. 

sinergia @ reddehuertas.com.ar

 
  CONTÁCTENOS:  
 

Nuestra direccion de correo para mensajes es 

correo @ reddehuertas.com.ar

Si desea enviar material para publicar, escríbanos a

infohuertas @ reddehuertas.com.ar  

asunto: PARA PUBLICAR

 
 

Puede comunicarse telefónicamente con nosotros al: (011) 4748 0555  (011) 15 54 77 07 53 Argentina  o    5411 4748 0555 Internacional o dejar mensaje de texto desde su celular al (011) 15 54 77 07 53

Para enviar material para publicar (con al menos quince días de anticipación) en la Agenda, escriba a agenda @ reddehuertas.com.ar

 
  SUBSCRIPCIONES A INFOHUERTAS:  Altas , Reenvíos y Bajas:  
  Para suscribirse gratuitamente, haga clic aqui. NO SPAM:  Si desea darse de baja, simplemente haga clic aqui  
 

Ud puede reenviar a un amigo  el último boletín  publicado haciendo clic aquí

 
  El propósito de Red de Huertas es el de brindar herramientas de información, comunicación y enlace entre  las huertas orgánicas, los pequeños emprendimientos productivos y los diferentes actores de la agricultura social urbana y periurbana. (Más acerca de esto puede encontrar en la  Presentación del Sitio).  
  Por cuestiones legales necesitamos aclarar que ni la Red de Huertas ni INFOHUERTAS o alguno de sus integrantes son responsables de los contenidos de los sitios cuyos vínculos se indican,  ni de los contenidos resumidos, republicados, editados o reproducidos.  La publicación de éste material es de carácter periodístico-informativo. La reproducción, utilización y aplicación  de los contenidos aquí publicados corre por su propia responsabilidad y riesgo.