Érase una vez en América

"Si le dijéramos a un africano o a un asiático que en Europa se permite mediante una bula comer carne en Cuaresma y quedarse con todo lo robado mediante el pago del 6%, no lo podrían creer!"  (Voltaire)

     El 12 de Octubre  puede instalarse como el día en que comenzó a eliminarse el hambre en el mundo.  En el "Viejo Mundo". Por otra parte, el dezplazamiento de las fronteras del plato montado sobre tortugas o elefantes hacia la conquista sistemática de lo ajeno a través del dominio de los mares ha desencadenado cambios que aún 511 años después no han llegado a su punto de equilibrio.

 
       Junto con las carabelas llegó a Abya-Yalla (América, antes de Vespucio) un proceso que aún hoy se cobra sus víctimas.  La confrontación y el exterminio entre culturas ha sido permanente, cuando no por las armas, entonces por las leyes.  Quinientos once años no han sido suficientes para hermanar los herederos de aquellos genocidios y conciliarlos en un proyecto de sociedad armónica, justa y sustentable.  
       Bajo las cubiertas de aquellos barcos que han traído un puñado de hombres aventureros, visionarios algunos, intrépidos otros y rufianes los demás; estaban las bodegas llenas de miserias, codicias y ambiciones ocultas que encontraron en Abya Yalla tierra fértil, generosa e indefensa ante su desenfreno.

     Pero esto es cosa sabida que estalla por todas sus costuras, a pesar de tanta letra escrita en la saca rota de la historia oficial.  Quisieramos sin embargo, recordar en qué se ha enriquecido el patrimonio mundial con la llegada de los zaqueadores, de los que, aceptémoslo, también somos descendientes, anque a veces cómplices.

     Para imaginarnos cómo habría sido la historia quinientos años atrás, sólo recordemos la reciente toma de las reservas petrolíferas del mundo y cómo ésta ha sido justificada, tolerada y aceptada política e intelectualmente.  Cinco siglos atrás no había satélites, ni CNN, aunque las plumas igual escribían para el rey y eran tan fácil de censurar o reprimir como ahora, pero  tal vez con menos dinero y más sangre.

Ilustración:  La Isla de los Ladrones, en el Caribe, llamada así porque fue la base operativa del Pirata británico Francis Drake.  El bote de pescadores nativos llamó la atención del ilustrador, ya que en Europa no conocían el sistema de navegación con estabilizadores, que aún hoy se utilizan.

     Si Colón se fué a las Indias en busca de especias, era porque en Europa ya no había qué comer ni cómo financiar las guerras.  Mientras señores feudales, reyes y emperadores deglutían faisanes y ciervos, la miseria y el hambre crónicos hacían estragos entre sus súbditos y esclavos.  Una aguachenta sopa de cebada u otras variantes de igual tenor era el menú fijo.  Y quien comía más de la cuenta era condenado por robo y ejecutado sin mucha explicación.  Simultáneamente, de este lado de la mar, florecía la abundancia y funcionaba un mix entre sistemas de producción familiares y sistemas comunitarios, bancos de alimentos, sistemas de contabilidad de base binaria (quipus) y tecnologías de manejo racional de los ecosistemas que aún hoy nos dejan boquiabiertos.

     El comercio del viejo mundo prosperó de la mano de las grandes desigualdades y por la riqueza acumulada en manos de pocos.  Y por la ambición de ricos y famosos de consumir productos exóticos en busca de la extravagancia del paladar, mientras los hermanos extramuro del castillo morían como moscas por desnutrición crónica o las enfermedades que ésta incubaba.  Tanta gula y escasos hábitos saludables requerían de medicinas que los atendieran y nunca faltaba quien ofreciera soluciones mágicas (aunque no transgénicas) en alguna raiz o planta traída de más allá de la ignorancia y se las vendiera a quien acumulara más monedas de oro que felicidad y sentido común.  Por eso, el comerciante y viajante que pudiera satisfacer estas necesidades se jugaba la vida en ello:  el botín era grande y las posibilidades de ascenso social y riqueza prometedoras.  Podía con un simple motín pasar de asistente a capitán y de pirata a Caballero.  El dinero ayudaba despues a consolidar tanta buena fortuna.  No es casualidad que los banqueros, como organizaciónl, surgieran en esa época.

     Abya-Yalla además de misteriosa e inmensa, era la fuente que podía satisfacer con creces tanta necesidad y codicia, sólo hacía falta ir y arancarle de las entrañas lo que hiciera falta, ya sea oro, alimentos o medicinas.  Mientras ingleses, holandeses, alemanes,  franceses e italianos dominaban el  Mar del Norte, del Mediterráneo y las rutas del Oriente, España y Portugal se posicionaron en el Occidente.  Encontraron su "nicho propio". Y en pocos años, además de masacrar millones de aborígenes (que según la historia oficial de la época no tenían alma, por lo que no eran seres humanos, con certificación de calidad y normas de gestión avaladas por papas e inquisidores); la Madre Patria pasaría a ser, en términos europeos de época, la nación más rica del mundo.

Ilustración:  Robar para la corona.  Quien roba a un ladrón (en este caso Francis Drake a los españoles) no solo tiene cien años de perdón sino además recibe patente de corso.  Mientras los españoles querían ahorcarlo, La reina Isabel I de Inglaterra lo nombra Corsario.  Y nobleza obliga, los botines son honestamente compartidos con la corona.

     Como tanta riqueza provoca envidia, quienes se vieron desplazados por España pronto instalaron eficientes mecanismos para hacerse del codiciado botín: So pena de muerte si los atrapaban extrayendo plantas o semillas del coto de caza privado de España y Portugal, ocultándose tras la careta de científicos objetivos, robaban para la corona de turno sobornando y construyendo  audaces sistemas de corrupción (tan eficientes que aún hoy se aplican) o simplemente dejaban que otros hicieran el trabajo sucio para luego zaquear los barcos en altamar y dedicarse a la reventa.   Herederos de tan nobles costumbres aún hoy nos cobran regalías por sus supuestos aportes a la calidad alimentaria.

     En un ejemplo de planificación estratégica, luego establecían sus propias "Farms" en África y Asia, cultivando allí lo que habían robado acá. Como había tanto negro ignorante suelto y libre, y con el mismo argumento de que eran unos bichos desalmados, de regreso a Abya-Yalla los exportaban para venderlos en estas tierras como esclavos.  Era una cuestión de logística, se aprovechaba tan largo viaje y no se regresaba con las bodegas de los barcos vacías.  Llegaban los más fuertes, los demás cuando morían en altamar eran comida para los tiburones.  Y los más fuertes terminaban plantando azúcar, juntando caucho, o en las minas, reemplazando a los indios que no resistían el rigor hispano o que se rebelaban constantemente y por ello eran masacrados. 

    Aquellos pocos piadosos entre los crueles, como han sido los jesuitas, fueron declarados enemigos y expulsados de la factoría americana o igualmente asesinados. Cómo aún no se utilizaban las máquinas modernas y por lo tanto no se utilizaban los hidrocarburos para subsidiar con enormes volumenes de energía los sistemas de producción agropecuaria, ésta se subisdiaba con la sangre de los esclavos.  (Tal vez algún sociólogo encuentre en estas costumbres el origen de la agricultura moderna de los países desarrollados).  Y las negras, pronto eran asignadas como entretenimiento para los hijos de las familias patricias y luego cuando éstos se casaban o se cansaban, quedaban haciendo tareas domésticas en la casa de algún familiar discreto.

      Éste proceso permitió la mejora de la calidad de vida de los campesinos europeos, al sufrir una menor presión productiva.  Algunos ascendieron socialmente, otros migraron al oriente u occidente para aplicar a los demás lo que ellos habían padecido y construyeron granjas donde se valían de esclavos o ëncomendados" locales.  Simultáneamente engendró las clases patricias de las colonias, que junto a su fiel servicio a la corona, hacían sus propios negocios de espalda a la misma y mientras miraban al rey católico, le guiñaban un ojo a los ingleses y franceses que anhelaban poner pie firme en el Río de la Plata, como lo hacían en Centro y Norteamérica.

    En la medida que se sistematizaba la producción, sobre todo en el Oriente, la lucha ya no era por la industria, sino por la dominación de los mercados y la logística.  Como en la industria moderna, si bien no había certificaciones ni protocolos de buenas prácticas, se trataba de que los trámites engorrosos y riesgosos los hicieran los demás.  Por eso resultó más fácil y redituable comprar frutos, plantas, semillas y otras mercaderías en Sevilla que venir a buscarlos a Abya-Yalla.  Surgieron los jardines botánicos y los jardines reales como reservorios genéticos propios, para readaptar y desarrollar cultivos, como antecesores de los modernos laboratorios.

     Ya en su primer viaje, Colón se llevó cacao, caucho, ají, maní, plantas medicinales, frutos tropicales y batata dulce de regreso a casa. Y a su vuelta a Abya Yala trajo la caña dulce originaria del oriente, en una pulseada latina por el dominio del mercado del azúcar en manos británicas.  La difusión de la caña de azúcar provocó más de una revolución agrícola y social, como lo provoca la soja en la actualidad, pero valiendose de esclavos y con procedimientos mucho más sanguinarios.  Uno de los resultados ha sido la sistemática destrucción de la biodiversidad y de los sistemas agroalimentarios locales, como por ejemplo, en los valles calchaquíes en la Argentina.

     Italianos y turcos que dominaban el mediterráneo también se sumaron a la epopeya globalizadora.  El maíz pronto se conoció en Europa como "Grano Turco" o "Trigo de Turquía".

     A la región del mediterráneo fueron a parar el tomate (nativo de la zona que va desde el Ecuador hasta Chile) y la papa, cultivada principalmente en los valles andinos del Perú, Bolivia, Chile y Norte Argentino.

     La mandioca y la batata dulce se expandieron por todas las regiones subtropicales del planeta.

     De la región andina salió también la Quínoa para ser cultivada en la India y Paquistán, bajo el látigo inglés.  Similar destino corrió el Amaranto, pero en Asia y África.  Las calabazas, vaiedades de porotos, girasoles (México y Sur de Norteamérica) pronto florecían en Europa, Asia y África.  El Árbol (como lo llamaban los comechingones), es decir, el Algarrobo (prosopis sp) se cultivó en Australia y África.

     Algodón había en varias regiones, pero el algodón americano era tan bueno que fue llevado al valle del Nilo, desde donde conquistó el mundo como algodón egipcio. La Nuez de Brasil, una palmera de la que se obtiene aceite y el Cajú fueron llevados al Mediterráneo, la India y el África, del mismo modo como hoy se exportan las palmeras en extinción del valle de Traslasierra (los mecanismos siguen siendo funcionales).

FOTO:  Colonos británicos en África. supervisan como los nativos trabajan para ellos.  Tíñen telas en un piletón con tintes de plantas cultivadas en África, pero originarias de América.

     Son oriundas de Abya-Yalla también las paltas y paltas anisadas, algunas variedades de intenso sabor de moras y zarzamoras, chirimoyas, la pasiflora o pasionaria (mburucuyá), la granadilla, la guayaba, la papaya o mamón (hoy común en la India y todo el Oriente), la piña y el ananá, la albahaca, zarzaparrilla (inicialmente utilizada para curar la sífilis). 

     La pimienta de tabasco o pimienta del Caribe, el chile (ají picante) y muestras de algodón fueron entregados por Colón en 1493 a los reyes católicos.  Se llevaron la vainilla, de la familia de las orquídeas que actualmente se cultiva en la región del océano índico. El cacao, el agave (tekila), la yerba mate, el guaraná, el yoco, el maíz (chicha), la papa (vodka) fueron y son fuente de bebidas nutritivas y o estimulantes.  La coca, originaria de las yungas (que ahora se destruyen para sembrar soja y caña de azucar con la escusa de producir papel ecológico y alimentos para el mundo), el tabaco, (el nombre de nicotina se debe al embajador francés en Portugal, Jean Nicot, quien la introdujo en su país) el boldo(malestares estomacales y hepáticos), palo santo(sífilis), cuasia (malaria), quina (malaria) pronto eran estudiadas por los boticarios sevillanos y luego de toda Europa.

     Capítulo aparte se merecerían las maderas de las cuales se hicieron los más refinados muebles, citaremos a modo de ejemplo solamente, a la caoba. Surgieron de Abya-Yalla también múltiples plantas proveedoras de fibras vegetales para tejidos y de látex, para múltiples aplicaciones industriales.  También, aunque más adelante, los primeros anticonceptivos orales que ya conocían los aborígenes.

     Colorantes como el añil, difundido a través de la industria tintórea de Marruecos, el palo de Campeche (púrpura), el anato (amarillo y colorado).  El bálsamo del Perú (llamado así porque se sacaba vía El Callao) es un fijador de perfumes que llegó a valer su peso en oro.

     Por último, la mayoría de las plantas ornamentales que utilizamos en jardines y oficinas, son de origen americano y la mayoría de ellas de los bósques húmedos.

     En tan sólo cincuenta años se produjo en el mundo una revolución agrícola, alimentaria, productiva y comercial como nunca antes.  Desde 1492, unos 90 millones de americanos quedaron en el camino por las matanzas por arrancarles la tierra, el oro o las semillas.

     La próxima vez que tenga en sus manos un sobre de semillas, o lea alguna nota sobre la desnutrición en América seguramente reflexionará un instante recordando estas líneas. No las tome por ciertas ni con rigor científico, pero lo invitamos a investigar al respecto y de ser posible, busque en mas de una fuente.  Y si le surge alguna pregunta de qué es lo que está pasando aún en esta tierra, lo invitamos a que comparta sus respuestas. Nosotros no las tenemos.

 
  TEXTO PUBLICADO EN INFOHUERTAS No. 12  
  Sus opiniones, también las disidentes, son importantes para nosotros. Escríbanos sus comentarios  
 

IR A LA PAGINA PRINCIPAL  de reddehuertas.com.ar       

 IR AL INDICE DE TEXTOS    VER INFOHUERTAS por fecha de publicación     

 
 

BUSCAR EN RED DE HUERTAS

Google
 
www.reddehuertas.com.ar   
 
   El propósito de Red de Huertas es el de brindar herramientas de información, comunicación y enlace entre  las huertas orgánicas, los pequeños emprendimientos productivos y los diferentes actores de la agricultura social urbana y periurbana. (Más acerca de esto puede encontrar en la  Presentación del Sitio).
 

Por cuestiones legales necesitamos aclarar que ni la Red de Huertas ni INFOHUERTAS o alguno de sus integrantes son responsables de los contenidos de los sitios cuyos vínculos se indican,  ni de los contenidos resumidos, republicados, editados o reproducidos.  La publicación de éste material es de carácter periodístico-informativo. La reproducción,utilización y aplicación  de los contenidos aquí publicados corre por su propa responsabilidad y riesgo.

 
 

 Nuestros textos son copyfree: Si desea difundir este material, no nos debe pagar regalías por ello;

 sólo mencione su origen: www.reddehuertas.com.ar

y la dirección de correo

Si algún contenido publicado tuviera derechos de autor que impidan su publicación, por favor, notifíquenos inmediatamente para quitarlo o solicitar la autorización correspondiente.

 
     
 

¿Produce y vende? ¿Fabrica herramientas, insumos y materiales para la Huerta? 

¿Tiene elementos, productos o servicios para compartir, trocar, canjear?

¿Busca socios para sus proyectos? 

  Consúltenos y PUBLIQUE:  PRODUCTOS@REDDEHUERTAS.COM.AR

Participe para sostener y ampliar este servicio y dé a conocer su propuesta comercial o institucional. 

Usted es importante para nosotros y puede ayudarnos

 

 
     
  Publicidad

Capacitaciones para el desarrollo de huertas orgánicas - Diseño e implementación - Proyectos para ONG's y Particulares - Desarrollo de materiales didácticos - Reciclado de materia orgánica - Asesoramiento técnico.   consultas@tecnohuertas.com.ar

 
     
  HERRAMIENTAS Y RECURSOS:  
 

¿RECIEN EMPIEZA SU HUERTA?  ¿Desea saber más sobre técnicas y cultivos?

Vea nuestra página con los vínculos a diferentes manuales y hojas técnicas

http://www.reddehuertas.com.ar

/textos/manuales.htm

OPORTUNIDADES: TRUEQUE, COMPRA Y VENTA -en reconstrucción 

Huertero Amigo:  Conozca lo que se ofrece y publique gratis los productos que ofrece y/o necesita en nuestra sección:

http://www.reddehuertas.com.ar

/milventas/trueque.htm

 
  Utilice nuestro motor de búsqueda para encontrarse con la información que necesita.

¿Hay una huerta cerca de su casa?

http://www.reddehuertas.com.ar

/huertas/listadehuertas.htm

 
 

Encuentre el camino hacia el dato que necesita:

http://www.reddehuertas.com.ar

/textos/997sitios.htm

SÚMESE AL TRABAJO DE LA RED HUERTAS 

  Hay alguien quien necesita lo que Usted conoce  Compartir  experiencias y conocimientos es otra forma de siembra.  Lo invitamos a sumarse a esta propuesta. 

sinergia @ reddehuertas.com.ar

 
  CONTÁCTENOS:  
 

Nuestra direccion de correo para mensajes es 

correo @ reddehuertas.com.ar

Si desea enviar material para publicar, escríbanos a

infohuertas @ reddehuertas.com.ar  

asunto: PARA PUBLICAR

 
 

Puede comunicarse telefónicamente con nosotros al: (011) 4748 0555  (011) 15 54 77 07 53 Argentina  o    5411 4748 0555 Internacional o dejar mensaje de texto desde su celular al (011) 15 54 77 07 53

Para enviar material para publicar (con al menos quince días de anticipación) en la Agenda, escriba a agenda @ reddehuertas.com.ar

 
  SUBSCRIPCIONES A INFOHUERTAS:  Altas , Reenvíos y Bajas:  
  Para suscribirse gratuitamente, haga clic aqui. NO SPAM:  Si desea darse de baja, simplemente haga clic aqui  
 

Ud puede reenviar a un amigo  el último boletín  publicado haciendo clic aquí

 
  El propósito de Red de Huertas es el de brindar herramientas de información, comunicación y enlace entre  las huertas orgánicas, los pequeños emprendimientos productivos y los diferentes actores de la agricultura social urbana y periurbana. (Más acerca de esto puede encontrar en la  Presentación del Sitio).  
  Por cuestiones legales necesitamos aclarar que ni la Red de Huertas ni INFOHUERTAS o alguno de sus integrantes son responsables de los contenidos de los sitios cuyos vínculos se indican,  ni de los contenidos resumidos, republicados, editados o reproducidos.  La publicación de éste material es de carácter periodístico-informativo. La reproducción, utilización y aplicación  de los contenidos aquí publicados corre por su propia responsabilidad y riesgo.