¿Se mastica con la mística?  Versión dos:  Los gurúes químicos vs. los paradigmas orgánicos

 
      Bajo el título de Alimentos Orgánicos: Algunas verdades simples, la European  Crop Protection Association que nuclea importantes productores de insumos para el agro, publicó un documento en el cual jura y perjura desmistificar con argumentos que dice netamente objetivos y  científicos los supuestos prejuicios sobre los alimentos orgánicos:  
  Alimentos Orgánicos: Algunas Verdades Simples 
     El debate sobre los cultivos orgánicos es importante para la sociedad y para las comunidades agrícolas. Sin embargo, en muchos casos, este debate se basa en percepciones que tornan difícil cualquier discusión seria. La Asociación Europea de Protección de Cultivos considera que la agricultura orgánica es un método indiscutiblemente valioso, pero no el único y que es conveniente considerar todas las implicaciones que tiene esta alternativa. A menudo se nos hacen numerosas preguntas como las siguientes: 
 
  ¿No son los alimentos orgánicos más seguros? 
     Una de las percepciones más persistentes en el público general es que los alimentos orgánicos son más seguros y saludables que otros tipos de alimentos. Esta percepción ha sido alimentada por la preocupación que han despertado recientes alarmas con alimentos, que paradójicamente no tienen ninguna relación con el asunto. La verdad simple es que los alimentos orgánicos no son necesariamente más seguros que otros tipos de alimentos, aunque sea tentador pensar que si. Las razones son bastante fáciles de comprender y ésta es otra forma de preguntar.
 
  ¿Es segura la naturaleza? 
     Mirándolo bien, ésta parece una pregunta rara. La respuesta obvia es no, de lo contrario no necesitaríamos proteger los cultivos ni preparar los alimentos. La agricultura es sujeto de incontables ataques de la naturaleza si se deja desatendida. En algunos casos los cultivos desarrollan sus propios mecanismos de defensa -toxinas naturales- que pueden ser nocivos para el hombre. Una de las funciones de la protección de cultivos es proteger realmente al consumidor al final de la cadena alimentaria. Suspender por completo esta protección implica un riesgo. 
 
  Una filosofía de la agricultura 
      La agricultura orgánica puede ser más un caso de estilo de vida que de salud.  -La agricultura orgánica es una filosofía, ella no es garantía de mayor seguridad-, dice Christine Bruhn, especialista en consumidores de alimentos en la Universidad de California, Davis. Antes de que se introdujera la normatividad sobre alimentos hace un siglo, era frecuente la contaminación de éstos por microorganismos -particularmente venenos de los hongos como micotoxinas-. Se considera que la exposición constante a las micotoxinas posee efectos a largo plazo en los humanos. Seguramente reducir el uso de productos protectores no es una sabia medida. 
 
       Otro tema sensible es el uso de pesticidas en los cultivos orgánicos. Estos incluyen productos “naturales” como el cobre, el azufre y los aceites de parafina. Hasta ahora estos no han sido probados tan a profundidad como los pesticidas sintéticos producidos por la industria, por lo que sus efectos a largo plazo en el humano y en el ambiente son difíciles de establecer.   
  Un buen lavado 
     Un aspecto que comparten la producción orgánica y la tradicional, es la necesidad de un buen lavado previo al consumo –aunque sea sólo por la importancia de la higiene básica. En 1996, el Centro de Control de Enfermedades relacionó 488 casos confirmados de brotes de E. Coli en los Estados Unidos. Una cuarta parte de éstos se han asociado al consumo de alimentos orgánicos o naturales, a pesar de que solo uno por ciento de la comida producida en los Estados Unidos es orgánica. También ha habido casos bien documentados de contaminación de alimentos orgánicos con salmonella, citrobacter freundii y listeria en diferentes lugares del mundo. 
 
  La función de los fertilizantes 
     El uso de estiércol como fertilizante es paradójicamente una de las principales fuentes de problemas en la agricultura orgánica. Por alguna razón, su composición de nutrientes es variable y no siempre llena las necesidades nutricionales de los cultivos. También contiene un mayor contenido de sales y puede contener químicos tóxicos, virus, bacterias peligrosas y diferentes plagas que pueden ser ingeridos al comer, sin olvidar el daño que hace consumir productos mal lavados que puedan contener trazas de estiércol. 
 
  Más hechos, menos especulaciones 
     Hay suficientes pruebas para demostrar que la ausencia de pesticidas y fertilizantes no garantiza automáticamente alimentos “más seguros”.1 De hecho, el riesgo de contaminación por hongos es mayor en los alimentos orgánicos que en los producidos de manera convencional. Otros factores como el tiempo que toma traer los alimentos frescos al mercado pueden jugar un papel importante. Así es que en el debate, debe ser tan importante como la seguridad relativa de la producción de alimentos orgánicos y convencionales, el 
trabajar a partir hechos y no de especulaciones. 
1 Is Organic Really Safe. Trewavas Anthony, 1999. 
 
  Alimentos Orgánicos: Algunas Verdades Simples 
     La salud es un componente absolutamente esencial de las industrias agrícola y de alimentos. Sin embargo, el debate que rodea a los métodos de cultivo orgánico y tradicional trae consigo varias percepciones que enturbian los problemas verdaderos. Entre éstas, frecuentemente surge una afirmación: 
Los alimentos orgánicos no poseen residuos Para muchas personas, uno de los beneficios percibidos en la agricultura orgánica es la ausencia de residuos químicos como los pesticidas, en la medida en que creen que el método de producción orgánica no utiliza ninguna clase de pesticidas. Sin embargo, prácticamente en cualquier alimento natural hay químicos. Sencillamente porque las plantas los producen como una forma de protección contra las enfermedades y los insectos. Pero lo que es tal vez más sorprendente es la presencia de pesticidas sintéticos en una proporción significativa de los alimentos orgánicos –por encima del 20% en algunos casos! 
 
  Pesticidas naturales 
Cuando una planta es atacada, para protegerse a si misma produce de manera natural diferentes pesticidas. Aunque en sí mismos raramente constituyen una amenaza, , éstos son inherentemente nocivos para el hombre. Y si a usted le gusta la lechuga, también debe saber que junto con cada hoja fresca y 
fragante, está comiendo cerca de 49 químicos y metabolitos naturales 2. Varios de éstos son carcinogénicos. Su efecto se compensa por su escasa cantidad y por la presencia de antioxidantes.

2 Dietary Pesticides, Ames/Profet/Hall, University of California, August 1990 

 
  Pesticidas no naturales 
     Un estudio de la Unión de Consumidores de EU sobre datos del gobierno, publicado en la revista “Food Additives and Contaminants” en mayo de 2003 
3 encontró que los residuos de pesticidas estaban presentes en 23 por ciento de las frutas y vegetales orgánicos. ¿De dónde provenían? 
Es poco reconocido el hecho de que a los agricultores orgánicos se les permite aplicar algunos productos químicos en sus cultivos. Argumentan con razón que no tiene sentido prohibir químicos que de cualquier manera están presentes en el ambiente. El insecticida para moscos piretro, por ejemplo, se puede utilizar tal como se presenta en la naturaleza. Igualmente, antibióticos como la estreptomicina son aceptados si provienen de fermentación. Sin embargo, un asunto que aún no ha sido resuelto es la ausencia de normatividad mundial que permite interpretaciones. 

     La Autoridad Británica de Estándares para la Publicidad desaprueba las afirmaciones de que los alimentos orgánicos no utilizan químicos, pesticidas o aditivos artificiales a no ser que esto se pueda demostrar. Pero tal vez sería mejor idea ser más precisos en nuestra comprensión del tema. Los alimentos orgánicos son iguales a otros tipos de alimentos: para bien o para mal, a menudo si contienen residuos de pesticidas.

3 Food Additives & Contaminants (Vol. 19, No. 5, 1 May 2002): Pesticide residues in conventional, integrated pest management (IPM)-grown and organic foods: insights from three US data sets (by B. Baker , C. Benbrook , E. Groth and K. Benbrook) 

 
       La gente esta absolutamente convencida de que los alimentos orgánicos ofrecen beneficios intrínsecos que no se obtienen con otras formas de cultivo. Por consiguiente, por asociación, parecería obvio que los alimentos en si mismos, son significativamente diferentes de los no orgánicos. Este hecho con frecuencia se resume en una pregunta muy concisa que se repite: 
¿No son los alimentos orgánicos de mejor calidad? 
     Uno de los mitos más perdurables de los alimentos orgánicos es que son inherentemente de mejor calidad que otros alimentos. La lógica detrás de este mito tiene que ver más con ideas que con hechos. Al fin y al cabo los cultivadores utilizan pocos fertilizantes o pesticidas. Sus métodos de cultivo son “naturales”. Así parece lógico concluir que los alimentos resultantes son de mejor calidad nutricional. 
     Sin embargo, en 1999, la directora de la Asociación de Comercio Orgánico, Kathy DiMatteo dijo lo siguiente: “No hay evidencia científica que establezca que se pueda detectar alguna diferencia nutricional entre un pedazo de fruta cultivado de una forma y un pedazo de fruta cultivado de otra forma 4”. 
4 http://www.purefoods.org/other/health.html 
 
       En marzo de 1998 Consumer Reports de Estados Unidos practicó exámenes a 1000 pollos frescos y encontró campylobacter en 63 por ciento y salmonella en 16 por ciento. Una de las marcas más contaminadas anotaba en su material promocional que los pollos eran levantados con “alimento vegetariano sin antibióticos, derivados animales ni aditivos...” Consumer Reports concluyó que, “Estos estudios indican que las afirmaciones de que los alimentos orgánicos son más saludables o seguros se basan más en creencias que en 
hechos
5”. 

5 Comments of Consumer Alert submitted by Frances B. Smith, executive director April 30, 1998 

 
  No hay diferencia en el valor nutricional 
     Citando un artículo de Bridge News (Noviembre 14, 1997), Consumer Alert comentó algunos estudios de investigación internacionales que comparaban el valor nutricional de los cultivos orgánicos y los convencionales. La investigación reportó que prácticamente no había diferencia entre el valor nutricional de los cultivos producidos orgánicamente y el de los producidos de manera convencional. En un caso, “zanahorias cultivadas convencionalmente tenían más beta-carotenos, más carotenoides totales, más magnesio y más manganeso. Las zanahorias cultivadas ecológicamente tenían más aluminio”. 
(Bridge News) 
     El Ministerio de Agricultura, Alimentos y Asuntos Rurales de Ontario repitió lo anterior: “ No hay evidencia conclusiva de que los cultivos orgánicos sean inferiores o superiores nutricionalmente.
6”    La Fundación Británica de la Nutrición presentó un informe al Comité Selecto de la Casa de los Lores que establecía que, “el valor nutricional de los cultivos orgánicos es probablemente el mismo que el de los cultivos convencionales 7”.

6 http://www.gov.on.ca/OMAFRA/english/research/researchfund/fs2docs/fs7061.htm 
7 House of Lords Select Committee on European Communities Sixteenth Report (1999). 

 
  Entonces dónde está la diferencia? 
     Tener el objetivo de la agricultura orgánica como un medio para mejorar la calidad de los alimentos es bastante optimista. Cuando llegan al plato como comida,¿ dónde está la diferencia? La agencia canadiense de Agricultura y Alimentos de Manitoba ofrece una respuesta: “[El] valor nutricional de las plantas depende de la genética, la disponibilidad de agua, la cantidad de luz solar, la madurez al ser cosechadas, el tiempo en llegar al mercado y si fueron manipuladas y refrigeradas apropiadamente8.” Así es que si nuestra preocupación es mejorar la calidad de los alimentos, talvez deberíamos tratar de mejorar la cadena de suministro completa y no centrarnos sólo en el cultivo. 
 
  De todos los males percibidos en la agricultura convencional, el primer lugar de la lista lo ocupa la presencia de pesticidas. Esto nos lleva a pensar que la agricultura orgánica es de algún modo mejor, ya que no emplea pesticidas. Sin embargo, éste es otro mito que la industria de los orgánicos no se afana en disipar. Cuánta verdad hay en la frase: 
La agricultura orgánica no emplea pesticidas 
Aunque hay diferencias en su manera de enfocar el tema, la agricultura orgánica y la convencional comparten los mismos objetivos: suministrar productos saludables a un nivel tal que el agricultor se mantenga en el negocio. Los dos obstáculos principales son siempre los mismos: las plagas y las bacterias. Viéndolo así, es poco sorprendente que ambos tipos de cultivadores lleguen a la misma conclusión. Tienen que proteger a sus cultivos y a sus 
clientes. 
 
  Un asunto de sentido común 
     Es poco reconocido el hecho de que varios pesticidas se emplean de forma regular por parte de los agricultores orgánicos. Estos incluyen productos como piretro, rhotenona, permanganato de potasio, etileno, fosfato férrico, cuasia y  aceites de plantas (como la menta)
9. Esto se debe en gran manera a que estos productos se encuentran fácilmente en la naturaleza. Los agricultores orgánicos señalan que estos productos se descomponen rápidamente y que de este modo presentan poco peligro para el público. Esto es cierto también para los pesticidas no persistentes actuales. Sin embargo, hay una diferencia 
fundamental entre los dos. Los pesticidas sintéticos se someten a pruebas draconianas para evaluar sus efectos. Esto todavía no ha ocurrido con los pesticidas “naturales”. 

9 De una lista de casi 25 variedades de productos, válida en marzo de 2002. 

 
  Un caso de autodefensa 
     El piretro es extraído de una variedad de crisantemo cultivado en Africa. Es en esencia un veneno desarrollado por la planta para combatir las plagas. La agricultura convencional utiliza productos similares denominados piretroides. Su uso ha permitido reducir más aún la cantidad de piretro. Otros pesticidas sintéticos son obtenidos de plantas similares. 
Vale la pena también recordar que de acuerdo a las cifras del Centro Nacional de Política de Alimentos y Agricultura de los EU
10, los dos pesticidas que se utilizaron más ampliamente en ese país en 1997, actualmente cumplen con los estándares de los orgánicos! Eran aceite y azufre, utilizados para una gran variedad de cultivos frutales. Otro elemento a ser considerado es la toxicidad relativa de los diferentes productos. La nicotina, otro pesticida orgánico, es hasta 10 veces más tóxico que algunos sintéticos. 
     Estas son solo algunas de las razones por las que 23% de los productos 
orgánicos mostraron trazas de pesticidas en el estudio de Consumer Reports
11.

10 National Center for Food and Agricultural Policy, National Pesticide Use Database 2001 

11 Reportado en http://www.just-food.com/news_detail.asp?art=49345 

 
       Junto a la percepción de que se trata de un proceso que produce alimentos de mejor calidad, la agricultura orgánica es presentada con frecuencia como un medio para proteger el campo, el agua, la vida silvestre y el suelo. Cuando se trata de protección del suelo, las cifras son mucho menos concluyentes que las ambiciones que tiene el cabildeo orgánico. Así, La agricultura orgánica ¿no protege el medio ambiente? 
Por razones obvias, el medio ambiente es el mejor amigo del agricultor. Es obvio que en la lista de sus prioridades esté en un lugar bastante especial. Cuando se trata de pensar en las implicaciones de la agricultura a largo plazo, el concepto de “producción sostenible” ha ganado simpatías. La idea es que la agricultura se lleve a cabo de tal modo que pueda ser sostenible a largo plazo. Es importante entonces que el suelo reciba un suministro de nutrientes y que éstos no sean barridos por las lluvias o el riego.
 
  Descomponer el estiércol 
     Una de las paradojas de la normatividad de la agricultura orgánica es que no 
se permitan las sales nutrientes. Es una paradoja ya que una de las primeras cosas que la naturaleza hace con el estiércol y con el compost es descomponerlos en sales nutrientes. Desafortunadamente no lo hace de acuerdo a la demanda. El estiércol sigue de esta manera descomponiéndose a lo largo del período de crecimiento. Cuando se combina con la siembra de cultivos de lechuga para fertilizar el suelo, el resultado es la filtración de nitrógeno a tasas comparables con las de la agricultura convencional. A medida que el estiércol se descompone en el suelo, se producen otros efectos colaterales. Estos incluyen óxido nitroso y metano –dos de los gases de invernadero mas notorios. Así es que en términos de impacto ambiental, hay poca diferencia entre el uso de sales nutrientes o los métodos orgánicos. Sin embargo, el estiércol tiene una ventaja: favorece una buena estructura del 
suelo. Pero ya ha sido demostrado que este efecto se obtiene igualmente con la rotación de cultivos, característica de los métodos de cultivo ya “integrada” a la agricultura convencional
12. 

12 Urban Myths of Organic Farming in “Nature”, Anthony Trewavas, March 2001 

 
  El efecto de rebote de desmalezar 
     Las malezas son una molestia para los agricultores y retirarlas ocasiona aún más molestias. Actualmente, muchos agricultores orgánicos mantienen limpios sus terrenos desmalezando mecánicamente. Esta acción tiene un efecto de rebote ya que se afectan los nidos de aves, las lombrices y los invertebrados. También, el suelo puede secarse más rápidamente debido al tratamiento mecánico.   En comparación, un tratamiento único con un herbicida inocuo asociado a agricultura convencional sin arado, evita este daño y mantiene los niveles de material orgánico en la superficie del suelo. 
 
  Efectos a largo plazo 
     Otros efectos a largo plazo de la agricultura orgánica van contra lo que se cree saber de ella. Por ejemplo, algunos estudios muestran una pérdida gradual de minerales como potasio y fosfato
13
     Es además un asunto de matemáticas sencillas, calcular que un aumento notable de los orgánicos llevará a un aumento aún mayor en la necesidad de tierras para cultivo. Si Alemania quisiera convertirse totalmente en orgánicos, necesitaría una cantidad extra de 6.8 millones de hectáreas, casi el equivalente de las tierras actualmente cultivadas en Portugal y Suecia juntos
14
     La verdad simple es que en efecto las granjas están desarrollando sistemas de administración del uso de las tierras. No hay una forma única de alcanzar la meta integral de uso sostenible del suelo, un ecosistema equilibrado mientras se producen niveles aceptables de alimentos de buena calidad. Ni han dejado de evolucionar las técnicas agrícolas. A medida que continúa la investigación, estamos logrando una comprensión más completa del impacto y del potencial de los métodos de agricultura alternativos. 
13 Urban Myths of Organic Farming en “Nature”, Anthony Trewavas, March 2001 
14 http://europa.eu.int/comm/agriculture/agrista/table_en/2012.pdf 
 
       Constantemente se nos dice que necesitamos comida de mejor calidad, buenos precios y un medio ambiente más saludable. También se nos dice constantemente que necesitamos más alimentos orgánicos, Pero es el momento de poner juntos estos dos conceptos para considerar sus implicaciones y más específicamente para preguntar, ¿Los orgánicos satisfacen las necesidades del consumidor? 
     La industria orgánica está lejos de ser la industria casera que alguna vez fue. En los últimos años, ha crecido entre 20-30% anual, siendo responsable actualmente de cerca de €10 billones en ventas en la UE, en comparación con cerca de €240 billones de producción total 
15. El aumento ha sido estimulado por diferentes factores, incluyendo campañas constantes que actúan sobre los temores de la gente. En muchos casos, éstos no se relacionan con el tema de la agricultura orgánica o la convencional y tienen más que ver con la normatividad sobre seguridad pública. El llamado a más alimentos orgánicos continúa. Pero, ¿los orgánicos llenan algo más que las aspiraciones más vagas de los consumidores? 

15 http://europa.eu.int/comm/agriculture/qual/organic/facts_en.pdf 

 
  ¿Mejor calidad? 

     Los alimentos orgánicos con frecuencia son descritos como “saludables”. Las cifras muestran otra historia. En el transcurso de los últimos 50 años mientras el uso de pesticidas sintéticos aumentó, la tasa de cáncer de estómago ha disminuido entre 50-60% 16 -contrario a las advertencias del cabildeo de los orgánicos. El aumento de los problemas de salud relacionados con alimentos resultante del uso de los pesticidas es insignificante. 
Por otra parte, las muertes por bacterias como E. coli están en ascenso – significativamente en el caso de los orgánicos
17. Un cuarto de los casos reportados en 1996 por el Centro de Control de Enfermedades de los EU provenía de alimentos orgánicos, a pesar de que éstos representan sólo el 1% de la producción de alimentos 18. Así las cosas, realmente hay mayor riesgo comiendo alimentos orgánicos que convencionales. ¿Cuáles representan 
actualmente la mayor amenaza? 
Numerosos estudios han fracasado también en demostrar una ventaja nutricional significativa en los alimentos orgánicos. Aún hay un riesgo no vigilado de acumulación de toxinas en productos como las nueces y frutas orgánicas. Sólo el tiempo nos dirá si éste es un problema. 
16 Nature magazine, March 2001, p. 409 
17 Food Additives & Contaminants (Vol. 19, No. 5, 1 May 2002): Pesticide residues in conventional, integrated pest 
management (IPM)-grown and organic foods: insights from three US data sets (by B. Baker , C. Benbrook , E. Groth 
and K. Benbrook) 
18 http://www.purefoods.org/other/health.html 

 
  ¿Buenos precios? 
     Dado el paisaje rosa que les han pintado, muchos consumidores desean pagar dinero extra por los productos orgánicos. Un estudio en 1999 hecho por el periódico The Observer anotaba que los supermercados estaban cobrando cerca de 170% de dinero extra por los alimentos orgánicos. El Consumer Report de los EU anotó una diferencia promedio de 57% de los precios netos en 1997. Si los alimentos no son seguros, cómo se justifica esto? Es suficiente el deseo de un medio ambiente más limpio? 
Costo Extra del Producto en % 
19 
Leche 13% 
Carne 23% 
Cerdo 95% 
Cordero 14% 
Huevos 166% 
Cereales para pan 70% 
Cereales para alimentos 70% 
Remolacha 90% 
Semilla de colza 55% 
Papas 70% 


19 Jordbruksverket, Mal för ekologisk produktion, Denmark 

 
  ¿Mejor para el medio ambiente? 
     Es muy discutible el que los orgánicos sean realmente mejores para el medio ambiente. Debido a que las granjas orgánicas tienden a ser cerca del 40% menos productivas, tendríamos que aumentar significativamente la cantidad de tierras cultivables para alimentar a Europa, comiendo así bosques y parques. El problema del drenaje del nitrógeno en las corrientes de agua se presenta en ambos tipos de agricultura. Los pesticidas -utilizados por los agricultores orgánicos y por los convencionales- han demostrado tener pocos efectos a 
largo plazo en la vida silvestre. De este modo, los beneficios reales atribuibles a la agricultura orgánica son bastante difíciles de determinar. 
 
  ¿Dónde está la demanda? 
     Otra pregunta que vale la pena hacerse es si realmente hay una demanda significativa de alimentos orgánicos. De acuerdo a cifras danesas, cerca del 22% de la leche comercializada en Dinamarca es orgánica. Sin embargo, parece ser más de la que el mercado puede sostener. Un artículo publicado en el periódico Landsbladet en mayo de 2001 mencionaba que 39% de la leche orgánica es comercializada como convencional. 
 
  Satisfacción de las necesidades reales 
     Si aceptamos las necesidades de la gente de alimentos de mejor calidad, buenos precios y medio ambiente saludable, la agricultura orgánica en sí no ofrece todas las respuestas. Actualmente ella satisface sólo las necesidades de una pequeña proporción de la población. En este aspecto, en la población total se trata más de una elección de estilo de vida –como el kosher o el vegetarianismo- que de una necesidad genuina. 
     Para satisfacer la necesidad real de la población europea, debemos re-pensar nuestras normas sobre alimentos y en particular su aplicación. Debemos orientarnos a lograr que los alimentos lleguen más rápido, y por lo tanto más frescos, al mercado. Y debemos estar observando la política mundial sobre uso de la tierra, favoreciendo métodos que traigan beneficios reales a largo plazo al área rural y a las comunidades agrícolas. 
 
       Al leer la prensa, se tiene la impresión de que la agricultura orgánica es el oficio 
más noble. El lenguaje utilizado para hablar de ella con frecuencia es muy emotivo, reflejando la pasión de sus defensores: Esto hace bastante difícil responder una pregunta: 
La agricultura orgánica, ¿no trabaja hacia los estándares más elevados posibles? 
Cualquier pregunta acerca de estándares está plena de malentendidos. Y la comunidad orgánica a menudo se resiste al uso de comparaciones para evaluar su trabajo, reclamando que éste tiene un enfoque más holístico. En el corazón de los orgánicos yacen varias creencias. Por ejemplo, la creencia de que los fertilizantes y pesticidas naturales son de algún modo mejores y que los alimentos resultantes son más saludables. 
     El hecho de que numerosos estudios hayan fracasado en confirmar alguno de estos puntos es irrelevante. Cuando hablamos de orgánicos, es importante hacer la distinción entre estándares y valores.
 
  ¿Cuáles estándares?

     Actualmente, a los alimentos con el sello de “orgánico” se les aplican varios estándares. En junio de 1991, el Concejo Europeo determinó un número de reglas que gobiernan los alimentos orgánicos en toda Europa. Estas incluyen la producción y también el sellado, procesamiento y mercadeo 20. Existe un sello europeo y el Concejo está ansioso de que sea visto para designar “un método de producción agrícola”. Nada más, ni nada menos. 
     Nacionalmente, y algunas veces internacionalmente, han surgido varios organismos que certifican la agricultura orgánica. Inevitablemente sus estándares varían. De hecho, el Concejo admite que las normas que gobiernan la producción orgánica ocasionalmente pueden ser más flexibles. Por ejemplo, las inundaciones de 2002 llevaron a escasez de alimentos orgánicos para cerdos en Alemania. Fueron alimentados con comida convencional por algún tiempo sin perder su sello de orgánicos. No obstante, aparte de estos problemas cuantificables, la creencia de que la agricultura orgánica trabaja para los estándares más elevados es sólo eso: una creencia. Si sus defensores creen que un método de agricultura más intensivo en trabajo que rechaza el uso de fertilizantes sintéticos es un estándar más elevado, ese es entonces el caso. Otras personas aplican otros estándares, como la comunidad vegetariana o quienes comen comida kosher. 
20 “Organic Farming: Guide to Community Rules”, ISBN 92-894-0363-2 

 
  Creencias como estándares 
     El peligro se presenta cuando el sistema de creencias de una minoría se convierte en estándares reales aplicados a la mayoría. En este caso, implicaría sembrar 40% adicional de tierras cultivables para sostener la demanda actual de producción de alimentos. Esto no sólo crearía serios problemas para el sector de alimentos, sino que también destruiría grandes extensiones del hábitat natural de Europa –asunto difícilmente bueno para la vida silvestre y para un medio ambiente más equilibrado. Inevitablemente, esto aumentaría los precios de las frutas y vegetales frescos, quizás sacándolos del alcance de algunos segmentos de la población. El consumo regular de alimentos frescos es, no obstante, un aspecto importante reconocido en la prevención del cáncer. 
     Si es necesario que el debate respecto al futuro de la producción de alimentos 
en Europa prosiga, es importante diferenciar los valores personales de estándares objetivos. Y es importante que estos valores no se utilicen como una forma de medición de los asuntos que involucran la salud pública, el medio ambiente y las comunidades agrícolas. 
     La inmensa aparición de simpatías que se han generado alrededor de la agricultura orgánica ha presionado a muchos gobiernos a “hacer algo” por el sector. Muchas personas perciben a la industria como un desvalido al que hay que mantener. Sin embargo, esta industria de $30 billones de dólares le cobra a los consumidores dinero extra por alimentos que no se ha probado que tengan ventajas nutricionales. Esto es mucho más que un asunto de minorías. 
¿Es entonces verdad que, La agricultura orgánica merece subsidio gubernamental?  ¿Sobre qué base deben garantizar los gobiernos los subsidios? Es una pregunta fundamental a la cual los diferentes gobiernos responden de diferentes maneras. Políticas, creencias, economía y circunstancias específicas parecen cumplir una función, así como la opinión pública. Para que los subsidios se justifiquen debe haber algún beneficio integral para la sociedad como un todo. Si tomamos esto como base para la discusión, se puede debatir el caso de subsidiar a los orgánicos. Mirémoslo primero desde el punto de vista del 
consumidor. 
 
  ¿Quién compra orgánicos? 
     Aunque ha mostrado un crecimiento impresionante, el mercado actual de alimentos orgánicos es marginal –entre 1-3% dependiendo del país
21. La gente está muy interesada en conocer la forma en que se cultivan sus alimentos. Aunque en una investigación llevada a cabo por ECPA, 60% de los españoles no comprendían el término “agricultura sostenible” y 80% nunca había oído el de “administración integral de cultivos”. Las cifras en el RU son sólo marginalmente mejores. También hay una confusión importante en los términos “Nivel de residuos máximo” e “Ingesta diaria aceptable”. 
     En investigación de mercados, aparece que los consumidores están comprando orgánicos porque ellos perciben que “saben mejor” (43%) y que son “saludables/mejores para usted” (42%)
22. Pero ¿cuáles son los beneficios reales en el plato? 

21 Fact sheet: Organic facts and figures - October 2001, the Soil Association 
22 Fact sheet: Organic facts and figures - October 2001, the Soil Association 

 
  ¿Beneficios en el plato? 
Puesto de manera simple, repetidos estudios han fracasado en encontrar beneficios inherentes nutricionales o de sabor en los alimentos orgánicos
23. De hecho, ellos contienen menos nutrientes y proteínas24. Lo que es más, ha habido numerosos casos bien documentados de intoxicación alimentaria con comida orgánica. Incluso aquellos que compran orgánicos parecen estar haciéndolo sobre un malentendido. ¿Deben entonces los gobiernos gastar los subsidios en ellos en una época en que el gasto público está siendo recortado? Si es así, ¿por qué razones exactamente? 

23 Woese K, et al. J. Sci Food Agriculture 74.

24 Schupan, W. Qual. Plant. Plant Food Human Nutrition, 23. 339-358.  

 
  ¿Salvando el medio ambiente? 
Si se utiliza fertilización sintética u orgánica, los resultados sobre el medio ambiente inmediato parecen ser comparables. De acuerdo a Anthony Trewavas en la revista “Nature”, la propagación actual de pesticidas sintéticos ocasiona “sólo una disminución transitoria de la mayoría de insectos del campo... aún a dosis totales del pesticida”. Por otra parte, se ha demostrado que la desmalezada mecánica y el uso de abono y otros materiales orgánicos 
ocasionan filtración de nitrógeno hacia las corrientes de agua. Quiere decir que hay un impacto ambiental directo. También es un hecho que la agricultura orgánica ha aumentado y así ocurrirá con el uso de la tierra. ¿ De dónde vendrá esta tierra en países densamente 
poblados como el RU, Holanda y Dinamarca? 
 
  ¿Es la sociedad quien gana? 
En 2001, el Comité Británico Selecto en Agricultura analizó si el gobierno debía aumentar su apoyo a la agricultura orgánica. Las conclusiones fueron menos que alentadoras: “Hay un verdadero interrogante en el sentido de porqué el gobierno debe estar apoyando a todos cuando el mercado es tan evidentemente fuerte
25”. También manifestó su preocupación por la interpretación errada del apoyo público: “Tenemos nuestras reservas acerca de las declaraciones hechas para los orgánicos y consideramos que se debe llevar a cabo más trabajo para establecer bases científicas para ellas. 26” ¿Cuáles deben ser los resultados de más inversión pública? Naturalmente, un aumento adicional en la producción orgánica. Como las granjas orgánicas arrojan producciones más pobres, requieren más tierra para producir la misma cantidad de comida. Se deben encontrar entonces nuevas tierras para cultivar. 
Simultáneamente, las granjas requieren grandes cantidades de estiércol. Anualmente se utilizan aproximadamente 80 millones de toneladas de nutrientes nitrogenados. El Dr. Norman Borlaug, agrónomo ganador del premio  Nobel, anota que “Si usted trata de producir este nitrógeno orgánicamente, requeriría 5 o 6 billones de cabezas de ganado adicionales para suplir el estiércol. ¿Cuánta tierra tendría que sacrificar solo para producir el forraje de 
esas reses?
27” 

25 http://www.publications.parliament.uk/pa/cm200001/cmselect/cmagric/149/14903.htm 
26 http://www.publications.parliament.uk/pa/cm200001/cmselect/cmagric/149/14903.htm 

27 http://www.reason.com/0004/fe.rb.billions.html 

 
  La pregunta de los €260 millones 
En 1997, la UE y los Estados miembros transfirieron cerca de €260 millones a fondos de ayuda a los agricultores para transformarse en orgánicos. Si su intención fue promover una agricultura que es más amigable ambientalmente y que produce alimentos más saludables, los resultados son cuestionables. Si mucho, 3% de la población puede afrontar –o está suficientemente interesada en hacerlo- la producción orgánica. Mirando los beneficios de la sociedad como un todo, puede tener valor darle una mirada prolongada y firme a la realidad de la agricultura y a las necesidades de salud de las generaciones futuras y promover métodos de agricultura de mayor impacto. 
 
  Fuente: http://www.croplifelatinamerica.org/data/media/Alimentos%20Organicos%20(articulo).pdf  
  Comentarios finales: 

     Podríamos de un teclazo meter este texto en el portapapeles de la pc y borrarlo sin más, argumentando que los autores "sangran por la herida (lo que probablemente sea cierto)".  La agroindustria (incluyendo al sector orgánico) se encuentra por un lado ante un crecimiento espectacular y por el otro ante paradojas lejos de ser resueltas, que tienen como resultado  por ejemplo el hambre y la desnutrición pero tambien  sobrealimentación, malnutrición, sobrepeso, exceso de colesterol y otros males o inconvenientes de los cuales al menos es un eslabón de la cadena de valor. .   El desarrollo de este sector ha sido, como en tantos otros, fundamentalmente un negocio.  La agricultura orgánica resurge como una sistema que plantea cultivar a partir de valores (sin por eso transformarse en una nueva religión) pero es , evidentemente, tambien un buen negocio cuando logra instalarse en el mercado, y este negocio compite directamente con los intereses de los productores de agroinsumos de síntesis química.  

Sin embargo, este documento tiene al menos, algunos  argumentos y  que deberían hacernos reflexionar  sobre la calidad de lo que se produce y consume.  Los diferentes paradigmas de producción ponen sobre el tapete problemas aun no resueltos, como la conservación de suelos y del ambiente y la calidad de lo que finalmente servimos en nuestra mesa.  El desafío es definir estándares de calidad e inocuidad  por parte de los consumidores, independientemente del modo de producción.  El consumidor debería tener el derecho de alimentarse con o sin transgénicos, ser vegetariano, judío ortodoxo o tecnócrata agroquímico apasionado y elegir, sobre la base de sus creencias, deseos y conocimientos y con el apoyo de los sistemas educativos, de salud y de comunicación qué es lo desea comer y qué no.  El productor defenderá sus propios intereses y el comercializador los suyos y seguramente intentarán llevar agua para sus molinos, lo que confluye en una compleja plataforma de negociación que se llama mercado.   Lo que no deberían es ocultar información o adoctrinar a los consumidores, muchos de ellos ávidos de encontrar alguna mística que pase por la dentadura.  Aunque, a pesar del avance de las ciencias y las tecnologías de información y comunicación, los contenidos nunca han sido tan manipulados y  frecuentemente están lejos de las necesidades y los valores aún de quien los proclama. 

 
 

Texto publicado en INFOHUERTAS No.  15    

 
  Sus opiniones, también las disidentes, son importantes para nosotros. Escríbanos sus comentarios  
 

IR A LA PAGINA PRINCIPAL  de reddehuertas.com.ar       

 IR AL INDICE DE TEXTOS    VER INFOHUERTAS por fecha de publicación     

 
 

BUSCAR EN RED DE HUERTAS

Google
 
www.reddehuertas.com.ar   
 
   El propósito de Red de Huertas es el de brindar herramientas de información, comunicación y enlace entre  las huertas orgánicas, los pequeños emprendimientos productivos y los diferentes actores de la agricultura social urbana y periurbana. (Más acerca de esto puede encontrar en la  Presentación del Sitio).
 

Por cuestiones legales necesitamos aclarar que ni la Red de Huertas ni INFOHUERTAS o alguno de sus integrantes son responsables de los contenidos de los sitios cuyos vínculos se indican,  ni de los contenidos resumidos, republicados, editados o reproducidos.  La publicación de éste material es de carácter periodístico-informativo. La reproducción,utilización y aplicación  de los contenidos aquí publicados corre por su propa responsabilidad y riesgo.

 
 

 Nuestros textos son copyfree: Si desea difundir este material, no nos debe pagar regalías por ello;

 sólo mencione su origen: www.reddehuertas.com.ar

y la dirección de correo

Si algún contenido publicado tuviera derechos de autor que impidan su publicación, por favor, notifíquenos inmediatamente para quitarlo o solicitar la autorización correspondiente.

 
     
 

¿Produce y vende? ¿Fabrica herramientas, insumos y materiales para la Huerta? 

¿Tiene elementos, productos o servicios para compartir, trocar, canjear?

¿Busca socios para sus proyectos? 

  Consúltenos y PUBLIQUE:  PRODUCTOS@REDDEHUERTAS.COM.AR

Participe para sostener y ampliar este servicio y dé a conocer su propuesta comercial o institucional. 

Usted es importante para nosotros y puede ayudarnos

 

 
     
  Publicidad

Capacitaciones para el desarrollo de huertas orgánicas - Diseño e implementación - Proyectos para ONG's y Particulares - Desarrollo de materiales didácticos - Reciclado de materia orgánica - Asesoramiento técnico.   consultas@tecnohuertas.com.ar

 
     
  HERRAMIENTAS Y RECURSOS:  
 

¿RECIEN EMPIEZA SU HUERTA?  ¿Desea saber más sobre técnicas y cultivos?

Vea nuestra página con los vínculos a diferentes manuales y hojas técnicas

http://www.reddehuertas.com.ar

/textos/manuales.htm

OPORTUNIDADES: TRUEQUE, COMPRA Y VENTA -en reconstrucción 

Huertero Amigo:  Conozca lo que se ofrece y publique gratis los productos que ofrece y/o necesita en nuestra sección:

http://www.reddehuertas.com.ar

/milventas/trueque.htm

 
  Utilice nuestro motor de búsqueda para encontrarse con la información que necesita.

¿Hay una huerta cerca de su casa?

http://www.reddehuertas.com.ar

/huertas/listadehuertas.htm

 
 

Encuentre el camino hacia el dato que necesita:

http://www.reddehuertas.com.ar

/textos/997sitios.htm

SÚMESE AL TRABAJO DE LA RED HUERTAS 

  Hay alguien quien necesita lo que Usted conoce  Compartir  experiencias y conocimientos es otra forma de siembra.  Lo invitamos a sumarse a esta propuesta. 

sinergia @ reddehuertas.com.ar

 
  CONTÁCTENOS:  
 

Nuestra direccion de correo para mensajes es 

correo @ reddehuertas.com.ar

Si desea enviar material para publicar, escríbanos a

infohuertas @ reddehuertas.com.ar  

asunto: PARA PUBLICAR

 
 

Puede comunicarse telefónicamente con nosotros al: (011) 4748 0555  (011) 15 54 77 07 53 Argentina  o    5411 4748 0555 Internacional o dejar mensaje de texto desde su celular al (011) 15 54 77 07 53

Para enviar material para publicar (con al menos quince días de anticipación) en la Agenda, escriba a agenda @ reddehuertas.com.ar

 
  SUBSCRIPCIONES A INFOHUERTAS:  Altas , Reenvíos y Bajas:  
  Para suscribirse gratuitamente, haga clic aqui. NO SPAM:  Si desea darse de baja, simplemente haga clic aqui  
 

Ud puede reenviar a un amigo  el último boletín  publicado haciendo clic aquí

 
  El propósito de Red de Huertas es el de brindar herramientas de información, comunicación y enlace entre  las huertas orgánicas, los pequeños emprendimientos productivos y los diferentes actores de la agricultura social urbana y periurbana. (Más acerca de esto puede encontrar en la  Presentación del Sitio).  
  Por cuestiones legales necesitamos aclarar que ni la Red de Huertas ni INFOHUERTAS o alguno de sus integrantes son responsables de los contenidos de los sitios cuyos vínculos se indican,  ni de los contenidos resumidos, republicados, editados o reproducidos.  La publicación de éste material es de carácter periodístico-informativo. La reproducción, utilización y aplicación  de los contenidos aquí publicados corre por su propia responsabilidad y riesgo.